Moratoria concursal y nuevos horizontes en materia de Insolvencia

Como ustedes ya saben, el Real Decreto-Ley 34/2020 de 17 de noviembre, de medidas urgentes de apoyo a la solvencia empresarial y al sector energético, y en materia tributaria, reguló en la Disposición Final Décima la modificación de la Ley 3/2020. Fue en dicha ley en la que se reguló la moratoria concursal.

Significado de la moratoria concursal

El Real Decreto-Ley 16/2020, de 28 de abril, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia, fue convalidado por la Ley 3/2020, de 18 de septiembre, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia. Esta a su vez, regula en el artículo 6 la moratoria concursal. Este artículo, prescribe que hasta el 14 de marzo de 2021 inclusive, el deudor en insolvencia no tendrá la obligación de presentar concurso de acreedores. Además, en el apartado segundo, regula que no se admitirán a trámite los concursos necesarios presentados por acreedores. Esta es una situación que por ejemplo le sucede al FC Barcelona. Esta entidad, tiene repartida en el Juzgado Mercantil 12 de Barcelona una solicitud de concurso necesario.

Consecuencias de la moratoria concursal

Desde la pandemia hasta el 14 de marzo de 2021, las empresas que se han encontrado con la insolvencia, no han tenido la obligación de presentar concurso de acreedores. El legislador ha pensado que en este momento excepcional era posible que nuestro tejido empresarial cayera en situación de sobreseimiento generalizado de pagos. Pero también ha pensado que pudiera reflotar. Por consiguiente, los que han visto caer en picado su facturación, han tenido un año para adaptarse a la nueva situación. Además, han podido tomar medidas de restructuración, solicitar financiación en su justa medida y readaptar el modelo de negocio.

Reajustes legislativos en derecho de la insolvencia

Desde Sugrañes & Rodriguez Abogados, consideramos probable que se sucedan nuevos ajustes en materia concursal a modo de balón de oxígeno. Entendemos como improbable que el 14 de marzo, se produzca una avalancha de concursos. Lo preferible es evitar el colapso del sistema judicial. Lo más probable es la ampliación de la moratoria.

Otro aspecto a tener en cuenta son los retos a nivel de insolvencia de esta legislatura. El escollo más crucial es la trasposición de la la Directiva (UE) 2019/1023 de 20 de junio de 2019 sobre marcos de reestructuración preventiva, exoneración de deudas e inhabilitaciones, y sobre medidas para aumentar la eficiencia de los procedimientos de reestructuración, insolvencia y exoneración de deudas. A través de esta última, se modifica la Directiva (UE) 2017/1132.

Conviene tener en cuenta que el legislador tiene como fecha marcada en el calendario el 17 de julio de 2021 como el último día para cumplir con la normativa europea. Una de las posibilidades sería que la reforma concursal estuviera en sintonía tanto con la Directiva europea como con la legislación en tiempos de pandemia.

En todo caso, es conveniente que las empresas estén preparadas para los nuevos horizontes de insolvencia. Desde nuestra firma reiteramos la importancia de atacar los expedientes de insolvencia en un inicio. Con ello, se consiguen restructuraciones, a veces drásticas, pero a la postre efectivas.

Si su sociedad está en dificultades no dude en contactarnos. Somos especialistas en esta materia y nos congratula anunciar que durante este 2020 hemos salvado a varias empresas.

No Comments

Post A Comment